• Inici
  • Com cuidar el teu entorn personal i financer?

Com cuidar el teu entorn personal i financer?

La meua família

​​​​​​​

Tindre una família implica prendre decisions financeres: noves necessitats, noves responsabilitats, nou pressupost, i a més educar als fills sense parlar-los de diners és com demanar a un fuster que treballe sense martell. Els diners formen part de les seues vides, i pel seu bé hem d'ensenyar-los a prendre les millors decisions financeres. Com estar preparats per a això?

Començant una família

Tindre un fill és un repte en molts aspectes, inclòs l'econòmic. L'arribada d'un bebé sol produir moltes emocions. Tot canviarà, la responsabilitat és enorme i també ho seran les despeses, per la qual cosa convé organitzar-se i planificar la seua arribada.

Les xifres poden espantar i ser molt variables, però s'estima que només durant el seu primer any de vida un bebé pot costar entre 6.000 i 10.000 euros. Com és possible?

La llista d'articles que requereix un bebé pot ser interminable. Encara que no tots fan falta de seguida, normalment les famílies solen comprar-los abans del naixement. L'important perquè no supose un gran malbaratament és fer una llista amb totes les coses que realment necessites.



Consulta l'eina que et permetrà planificar les despeses del primer any i ajustar-les en funció de les teues necessitats.


Eina el meu Bebé


T'aconsellem preguntar primer a amics o familiars experimentats perquè t'orienten i no omplir-se d'articles innecessaris o de poc ús. Tal vegada es poden demanar coses prestades, comprar-les de segona mà i altres les poden regalar els amics i familiars. Abans de comprar res, no t'oblides de comparar preus, Internet pot ser una gran ajuda.


Si encara no tens confeccionat un pressupost familiar, posa't a elaborar un al més prompte possible. Has de controlar la teua situació financera perquè ara hi ha algú més que depén de tu. El pressupost és l'eina necessària per a controlar i gestionar els diners


Una vegada confeccionat aquest nou pressupost familiar, t'adonaràs que la distribució de les despeses canviarà de manera substancial, hem de pensar en com canviaran les següents partides del pressupost: Despeses de la llar:

  • Despeses de la llar: farà falta llogar o comprar una casa més gran? Caldrà canviar de barri per a estar prop d'un col·legi?, augmentaran les despeses de llum, aigua, gas, neteja, etc.?
  • Alimentació i roba: Quant més hauré de pagar en menjar i en roba?
  • Transport: Farà falta un cotxe més gran? hauré de pagar ruta escolar?
  • Despeses mèdiques: totes les despeses que no estan cobertes, des de tiretes i medicaments de farmaciola, fins a pòlisses d'assegurances en el cas que així ho estimen els pares.
  • Despeses d'educació: guarderies, col·legis, universitats, màsters, col·legis majors, estudis a l'estranger, etc.


Les despeses canviaran a mesura que cresquen els teus fills per la qual cosa és important revisar el pressupost cada any, com a mínim. 

Ara és més important que mai tindre un fons d'emergència per a cobrir imprevistos i destinar part dels ingressos mensuals a l'estalvi i inversió per a aconseguir objectius financers a llarg termini.

Per a pal·liar una mica el cost econòmic de tindre un fill, actualment existeixen algunes ajudes econòmiques o avantatges fiscals, com a deduccions per maternitat, assignacions econòmiques per fills, deduccions en l'IRPF, etc.

A part de les ajudes estatals, les comunitats autònomes ofereixen importants subvencions i deduccions fiscals destinades a les famílies. Convé conéixer bé les prestacions de la seua comunitat, el seu import, requisits i mètodes de sol·licitud.

Totes aquestes i altres prestacions familiars pots trobar-les en la web de la Seguretat Social.

Les famílies nombroses també tenen una sèrie de facilitats i ajudes econòmiques, com a bonificacions en les quotes de la Seguretat Social, reduccions en taxes acadèmiques, drets a subsidis per necessitats educatives especials, etc.

En la Federació Espanyola de Famílies Nombroses pots trobar informació sobre descomptes específics per a aquest col·lectiu oferits per empreses privades (automòbils, educació, viatges, assegurances, roba i calçats…).

Com a pares, convé incloure l'educació com un objectiu financer, ja siga a mitjà o llarg termini. Estalviar per als seus estudis és invertir en el seu futur. Existeixen en el mercat productes financers dissenyats per a aquest fi. Sempre es poden fer aportacions periòdiques de xicoteta quantia amb la finalitat de cobrir les necessitats d'educació. Això pot realitzar-se principalment a través d'un depòsit a termini, una assegurança d'estalvi o un fons d'inversió. No obstant això, tant per a la modalitat de depòsit com per a la de fons d'inversió se sol contractar una assegurança opcional, de manera que els fills cobren un capital addicional a la quantitat acumulada en cas de morir el pare o la mare; d'aquesta manera s'asseguren la possibilitat de continuar estudiant.

No obstant això, qualsevol producte o combinació de productes d'estalvi-inversió a llarg termini pot servir per a aquest fi.


Quines assegurances necessitaré per a protegir els meus fills?

  • per a protegir la família contra successos transcendentals com la mort o incapacitat dels pares o algun d'ells. Una assegurança de vida, normalment també cobreix a la teua parella contra la càrrega financera d'haver de criar a un fill sol. Si ja tens una assegurança de vida, revisa les cobertures.
  • Assegurança d'accidents: cobreixen l'assegurat amb un capital determinat, en cas d'invalidesa temporal o permanent o en cas de defunció provocada per un accident...
  • Assegurança de salut privada: en cas de tindre un els pares i voler incloure com a beneficiari al seu fill és millor afegir-lo com més prompte millor ja que normalment la majoria d'assegurances de salut i societats privades estableixen períodes de carència. És a dir, cal estar inclosos durant un termini mínim per a poder accedir a uns certs serveis mèdics.



L'educació financera dels teus fills: una educació per al futur

Molts pares fan grans sacrificis per a donar als seus fills el millor i donar-los tot el que desitgen no és la solució. Si no els oferim una sòlida educació financera no els ajudarem a valorar els diners i a prendre decisions financeres en la seua vida que milloren el seu futur. Què poden fer els pares?


Quan i com ensenyar educació financera als teus fills?

Quan? Com més prompte millor, al més prompte que es puga. L'important no és l'edat del xiquet sinó la senzillesa amb la qual se li expliquen les coses. El millor és no esperar a l'adolescència per tindre una conversa sobre els diners ja que haurem perdut l'oportunitat de crear bons hàbits.

5 lliçons per a educar financerament als teus fills:

Revisa tu comportamiento. Los hijos suelen seguir el ejemplo de los padres más que sus consejos. Si consumes sin control y vives al día, es difícil que tu hijo sea distinto. Pon en práctica las lecciones sobre el presupuesto personal, el ahorro, el endeudamiento. Enséñales con el ejemplo que no hay que comprar de forma compulsiva, sino estableciendo prioridades para distinguir entre lo necesario y lo deseado, comparando precios y ahorrando. Es muy importante que vean que a veces hay que esperar para poder adquirir lo que se quiere.

El experimento del malvavisco, nos ayuda mucho a entender por qué es importante esperar y lograr nuestros objetivos.


Dependiendo de la edad puedes involucrar a tus hijos en la elaboración del presupuesto familiar para que entiendan los objetivos financieros de la familia (comprar una vivienda y pagar una hipoteca, ir de vacaciones, pagar los estudios, etc.) De este modo serán más conscientes de que no pueden pedir de todo porque en la familia hay unos objetivos financieros que cumplir.

Obviamente si se trata de niños pequeños la mejor manera de transmitir estos conocimientos es jugando y proponiendo diferentes actividades.

Es un error muy habitual pensar que “ya habrá tiempo” para hablar de finanzas y alejar a nuestros hijos de la planificación del presupuesto familiar. Si preguntas a los niños ¿de dónde viene el dinero?, lo más habitual es que respondan “de los cajeros automáticos” o “de Internet”, ahora que habitualmente realizamos compras online. Cuando un niño pequeño pide que le compremos algún capricho y les decimos que no hay dinero, su pensamiento lógico es “vete al cajero a sacar dinero”. El uso de las tarjetas, el pago por móvil o a través de Internet es aún más difícil de entender para ellos.

Los niños no pueden aprender a valorar el dinero si nadie se lo enseña. Normalmente, con 5 o 6 años ya son capaces de comprender conceptos básicos y sería oportuno aprovechar las ocasiones cotidianas para transmitirles los siguientes mensajes:

  • Que hay que trabajar para ganar dinero.
  • Que cuando recibimos dinero por nuestro trabajo dejamos el dinero en un banco para que nos lo guarde.
  • Que parte de nuestro dinero es necesario para pagar gastos como la vivienda, la comida, la gasolina, la electricidad, la ropa, el teléfono, etc.
  • Que cada vez que sacamos dinero, compramos con tarjeta o móvil va quedando menos dinero en el banco.
  • Que si se gasta todo ya no queda más.
  • Que siempre hay que ahorrar un poco para poder comprar cosas como regalos, las vacaciones o para emergencias
  • Que no se puede comprar TODO lo que se desea

Recibir una paga es la primera experiencia de un niño con la independencia financiera. Es muy importante porque aprenderán a gestionar su dinero. Si tienes por costumbre darle al niño una paga semanal, por pequeña que sea, debe ser tomada con mucha seriedad y conseguir que genere hábitos de gasto saludables con ese dinero.

La paga es una herramienta inmejorable para educar sobre la importancia del presupuesto personal. Es muy importante establecer unas reglas básicas para que la lección aprendida sea la adecuada.

La base de la paga es, por supuesto, criterio de los padres. Algunas familias dan una cantidad semanal o mensual y otras pagan por tareas realizadas o por recibir buenas notas. Pero el objetivo de la paga debería ser enseñar la importancia de gestionar bien el dinero, y no simplemente premiar o castigar comportamientos. Una opción aconsejada es comenzar dando una cantidad semanal (mejor que mensual), así aprenderá a planificar teniendo unos ingresos regulares. El objetivo es transferir a tus hijos la responsabilidad de pagar ciertas cosas. Es decir, en vez de tenerle que comprar las cosas que quiere o caprichos serán ellos los que tengan que pagarlos con su dinero y así llevar un control del mismo.

En cuanto a la cuantía, también depende de la situación y posibilidades de la familia, pero es importante recordar que la paga sirve para que los hijos aprendan:

  • Que el dinero no es ilimitado.
  • Que no se puede comprar todo lo que se quiere.
  • Que ahorrar cuesta un esfuerzo.
  • Que hay que saber diferenciar entre necesidades y deseos.

Para estimar una cantidad haz una lista de algunos de los gastos habituales de tu hijo que ahora pagas tú. Decide de qué gastos quieres que se responsabilice según su edad y madurez. La paga debe cubrir estos gastos y un poco más para que pueda ahorrar para comprar otras cosas.

Si se da demasiado dinero sólo fomentará actitudes y malos hábitos de gasto que podrían perjudicar sus decisiones financieras el resto de su vida.

Es muy importante explicar bien por qué se le está pagando, cuánto y qué responsabilidad tendrá con respecto al dinero recibido. Dependiendo de su madurez, es el momento de explicarle cómo funciona un presupuesto personal

Al principio, tu hijo necesitará un poco de ayuda para aprender a administrar su dinero. Quizá sea necesario recordarle cuánto le queda y darle consejos sobre cómo economizar para ahorrar un poco. Pero si gasta toda la paga semanal el primer día y pide más, hay que ser firmes y decirle que NO. De lo contrario, la lección aprendida será que eso del presupuesto no tiene importancia, que se puede gastar lo que se quiera, que no pasa nada… Cuanto antes aprenda a ser responsable con su dinero, más fácil será su vida.

Tampoco conviene caer en la trampa de adelantarle dinero cada vez que quiere comprar algo y no le llega la paga. Eso fomenta un comportamiento de “comprar ahora y pagar después”, que es la raíz de problemas de endeudamiento de muchos adultos. Si decides prestarle, ponlo por escrito, fija un plazo de tiempo para que pague la deuda y asegúrese de cobrarlo. Es preferible regalar el dinero que enseñar que no pasa nada si no devuelve un dinero prestado.

Es muy importante convertir el ahorro sistemático como parte de su vida. Cuando tu hijo se encapriche por algo hay que aprovechar la oportunidad para explicar que lo puede comprar con su propio dinero, y que le ayudarás a hacerlo. Tu hijo tendrá más incentivos para ahorrar si les permite que establezca sus propias prioridades, dentro de lo razonable... Puede utilizar la HERRAMIENTA Priorizar objetivos.

También puedes ayudarle a ponerlo por escrito, y si se trata de un niño pequeño coloca en algún lugar visible una foto o dibujo de la cosa que quiere comprar. Puedes ayudarle a calcular cuánto tiene que ahorrar y cuánto tiempo necesitará con la HERRAMIENTA Mis objetivos.

Las primeras veces que tu hijo se plantea ahorrar para comprarse algo, es fundamental que la experiencia sea positiva y que vea recompensado su esfuerzo. Se trata de fomentar el hábito del ahorro.

Los niños muy pequeños necesitan comprobar físicamente cómo crecen sus ahorros y se acercan a su objetivo. Por ejemplo, una hucha transparente permite ver el contenido.

Conviene que los primeros objetivos sean fácilmente alcanzables en dos o tres semanas como máximo. Luego, a medida que crezca, podrá fijarse plazos más largos de ahorro para adquirir objetos más costosos. Para echarle una mano y evitar que se frustre, ofrécele la posibilidad de realizar pequeños trabajos para ganarse un dinero extra. El ahorro para lograr sus objetivos es una es una experiencia muy beneficiosa para la autoestima de un niño. Es también una excelente forma de aprender a priorizar, distinguiendo entre las cosas que realmente son importantes y aquellas de las que se puede prescindir.

Los medios de comunicación y , las redes sociales, nos bombardean cada día con una cantidad ingente de mensajes publicitarios que son muy difíciles de distinguir para los niños y adolescentes. Ellos son especialmente impresionables por estos mensajes, imágenes o videos y necesitan, por su propio bien, desarrollar una capacidad de análisis crítico.

  • Explícales que la función de la publicidad es convencerlos a comprar un determinado producto o servicio y que solo nos cuentan las características positivas y no las negativas. Como actividad, pide a tu hijo que invente un anuncio sobre algún producto que conozca, pero no le guste mucho, intentando destacar sus cualidades.
  • Los niños muy pequeños ni siquiera distinguen los anuncios de la TV, redes sociales o videos. Puedes ver con ellos sus programas o videos favoritos y que jueguen a decir ¡anuncio! O explicarles cuando están intentando que compres algo.
  • Si vas de compras o compras por Internet: enséñale a comparar dos productos por su precio, tamaño y calidad. Explícale por qué uno resulta mejor compra que el otro.
  • Los factores de sostenibilidad son importantes a la hora de adquirir productos, que tus hijos sean conscientes del impacto que produce su consumo. Es importante que sepan dónde adquieren sus productos, cuánto adquieren, qué es la economía circular, etc. Son factores que deben tener en cuenta para conseguir un entorno más sostenible.

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aliquam dapibus aliquam ipsum, quis posuere ligula eleifend vel. Morbi rhoncus, dolor vitae blandit volutpat, tortor neque tincidunt eros, id hendrerit orci sem vel nisl. Nunc lacinia neque non erat volutpat condimentum. Vestibulum in egestas turpis. Donec consequat odio quis fermentum convallis. Vivamus dui lorem, posuere vel leo in, tempor tempus tortor. Fusce rutrum dapibus gravida. Phasellus tempus, velit sit amet porta faucibus, nulla elit tempor lorem, at commodo ligula purus eget dui.