Saltar al contenido principal
Buscar Buscador
Salir

Encuentra lo que estás buscando

Carnaval y finanzas: gastos fantasma y gastos vampiro

21/02/2023

Carnaval y finanzas: gastos fantasma y gastos vampiro

Planificar nuestra economía personal elaborando un presupuesto es fundamental para sacar partido a nuestro dinero. Tener un presupuesto nos permite identificar en qué gastamos nuestros ingresos y hacer los ajustes necesarios para lograr nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo.

Sin embargo, no siempre sabemos dónde se nos va el dinero. En ocasiones, la partida de gastos varios no deja de crecer y no sabemos exactamente en qué. Es lo que sucede con los gastos hormiga, pequeños gastos del día a día que, si los juntas, acaban siendo una cantidad de dinero importante.

Hoy queremos hablarte de dos tipos de gastos que se “disfrazan” para minar nuestros ahorros. Se trata de los gastos vampiro y de los gastos fantasma.

 

Gastos vampiro

Bajo este nombre englobamos una serie de gastos que forman parte de nuestra partida de gastos fijos, ya que están relacionados con los suministros y gastos del hogar. Son difíciles de detectar y tienen que ver con maximizar nuestros contratos de este tipo de servicios y hacer un buen uso de ellos. Por ejemplo, si no tenemos contratada la tarifa del gas más adaptada a nuestro consumo o estamos pagando gigas de más que no usamos en nuestro plan de telefonía o si hay una fuga de agua en nuestra casa que hace aumentar el consumo de agua (y el importe de la factura), estamos ante gastos vampiro, que no nos permiten sacarle el máximo partido a nuestro dinero.

 

Gastos fantasma

Entre nuestros gastos, seguro que contamos con suscripciones a plataformas de contenidos en streaming, a un gimnasio, a publicaciones online, seguros, etc. Y, ¿consumimos todos? Se trata de gastos fantasma: una serie de gastos que, no parecen importantes pero que, si los juntamos, suponen una cantidad significativa de dinero.

Debemos valorar si hacemos uso de todos estos servicios y si son esenciales para nosotros, de forma que podamos cancelar aquellos que no utilizamos.

En resumen, del gasto vampiro podemos decir que estamos pagando de más por un bien o servicio, mientras que un gasto fantasma nos lo podemos ahorrar porque es algo que no consumimos. Pero ambos nos puedes desbaratar nuestro presupuesto si no los mantenemos a raya.

Categorías

  • Planificación y presupuesto
  • Hogar