Buscar
Salir

Encuentra lo que estás buscando

Pagos con tu tarjeta que tú no has autorizado

15/02/2022

Es posible que alguna vez hayas encontrado cargos en tu cuenta con tu tarjeta que no recuerdes haber realizado, pero lo normal es que hagas memoria y te termines acordando. Sin embargo, hay ocasiones en las que no podemos reconocer la autoría de la operación porque, sencillamente, no la hemos hecho nosotros. Estaríamos entonces ante un cargo producido por el uso fraudulento de tu tarjeta debido a un extravío o robo o, incluso, a una clonación de la misma (cada vez menos frecuente) o un robo de datos. En ese caso, te interesa actuar cuanto antes.

Si estás seguro de no reconocer algún cargo, debes notificarlo lo antes posible a la entidad emisora de tu tarjeta o a la entidad donde tienes la cuenta en la que se ha realizado el cargo, aunque legalmente tengas 13 meses para hacer la reclamación desde la fecha del adeudo. Piensa que si el cargo es resultado de un uso fraudulento hay que abordarlo cuanto antes para evitar cargos adicionales.

Es habitual que las entidades dispongan de un formulario de cargos no reconocidos, en papel o web, en el que el cliente pueda detallar la fecha y el importe de la operación y, en su caso, el nombre del establecimiento comercial donde se efectuó el cargo no reconocido. Según el caso, pueden pedirte que lo acompañes de denuncia policial.

Además, una vez que lo comunicas a la entidad, no tienes que asumir ningún cargo por las operaciones no autorizadas que pudieran producirse a partir de ese momento. La entidad tiene la obligación de responder y devolver el importe de las operaciones que considere como no autorizadas al final del siguiente día hábil al de la comunicación realizada, salvo que considere que son cargos derivados de una actuación fraudulenta del titular de la tarjeta o de negligencia grave de sus obligaciones, especialmente de la conservación y utilización adecuada del instrumento de pago y de la protección de los elementos de seguridad del mismo. Por este motivo, es frecuente que, cuando los cargos se derivan de actos de ciberdelincuencia, en los que, fruto de un engaño, el titular ha entregado las claves de seguridad de la tarjeta a los ciberdelincuentes que han hecho un uso fraudulento de ellos, las entidades consideren que se trata de cargos formalmente autorizados.

Para evitar caer en estas circunstancias, recuerda:

  • Introduce los datos de tu tarjeta solo en sitios web seguros.
  • Lee la letra pequeña de determinados servicios o suscripciones que pagues con ella. Puede que se renueven automáticamente si no indicas tu intención de cancelarlos.
  • Custodia adecuadamente tus tarjetas y sus elementos de seguridad, así como otros instrumentos con los que puedas realizar pagos, como tu teléfono móvil o tu reloj.
  • Revisa con frecuencia los cargos que aparezcan en el estado de movimientos de tu tarjeta y en tu cuenta. Si conservas los comprobantes de pago será más fácil hacer esta revisión.
  • Ante la pérdida o robo de tu tarjeta o si observas cargos que no reconozcas, comunica inmediatamente con tu entidad o con el emisor de la misma. Muchas aplicaciones web de las entidades permiten que tú mismo bloquees temporalmente la tarjeta, lo que impide que sea utilizada.
  • No des por teléfono, correo electrónico, ni introduzcas en un enlace que te haya llegado por SMS o correo electrónico, datos que no darías a alguien que te encuentres por la calle, aunque te parezca que el origen de la llamada o de los mensajes es seguro.

Categorías

  • Productos y operaciones bancarias
  • Reclamaciones y fraude

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.