Inicio El desempleo (que el paro no te pare)

El desempleo (que el paro no te pare)

​​​​​​​

La pérdida de un empleo suele ser un acontecimiento difícil. Siempre existen situaciones puntuales de transición entre trabajos, y habitualmente se producen fluctuaciones entre la oferta y demanda de empleo, debidas a la estación del año o a cambios sectoriales o demográficos, entre muchos otros factores.

El SEPE identifica cuáles son las “Situaciones Legales de Desempleo”

Si tienes trabajo, recuerda que la prevención es la mejor medicina. Ahora, más que nunca, es importante ahorrar mes a mes para acumular un fondo de emergencia suficiente para ayudar a superar momentos difíciles. Incluso si cobras una prestación por desempleo, un fondo de emergencia te permitirá afrontar la situación con más seguridad.


Seguir leyendo

¿Qué podemos hacer para superar esta situación de desempleo?

Hay que dar respuesta a las siguientes preguntas:

Dependiendo de tu situación personal el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en la sección (QUIERO COBRAR EL PARO) define una serie de circunstancias y requisitos necesarios para cobrar una prestación. Asimismo, también establece los límites y cuantías.

Si has dejado de cobrar el paro y dependiendo de tu situación personal (tienes cargas familiares, o no las tienes, etc) y cumpliendo una serie de requisitos podrás tener derecho a cobrar otro tipo de ayudas como pueden ser: la Renta Activa de Inserción (RAI), el subsidio por desempleo o el subsidio extraordinario por desempleo (SED). Todo esto lo puedes ver en la sección HE DEJADO DE COBRAR EL PARO.

Hay que tener​ en cuenta que no tienes derecho a cobrar el paro si dejas tu trabajo voluntariamente, pero no perderás el tiempo cotizado y cobrarás el finiquito (salario y pagas extras no cobradas y las vacaciones no disfrutadas) correspondiente.

Estar en paro normalmente significa disponer de menos ingresos por lo que es imprescindible elaborar un NUEVO PRESUPUESTO que se ajuste a esta nueva situación.

En este momento es muy importante priorizar los gastos y asegurarse de poder pagar los gastos fijos obligatorios como la hipoteca, el alquiler y otros préstamos.

No utilices tu fondo de emergencia u otros ahorros para seguir pagando gastos que no sean necesarios y de los que puedas prescindir, y si has recibido una indemnización debes ser muy prudente a la hora de gastarla. Considerando las prestaciones que tienes derecho a recibir, calcula cuánto tiempo podrás seguir sin trabajo antes de que sea necesario recurrir a los ahorros para pagar la hipoteca, la luz, la comida, y demás facturas. Lo más aconsejable es hacer el esfuerzo de reducir o eliminar todo los gastos innecesarios hasta que vuelvas a tener trabajo. Y antes de tocar los ahorros inmovilizados en instrumentos poco líquidos, como depósitos, planes de pensiones o fondos garantizados, asegúrate de saber qué penalización tendrás que pagar por sacarlos antes de tiempo. Si no tienes más remedio que utilizar esos ahorros, comienza deshaciéndote de los productos que menos rentabilidad o que tengan un menor coste de cancelación.

Repasa la lista de los gastos discrecionales para encontrar formas de economizar, puedes utilizar la herramienta MIS CAPRICHOS.

Si después de ajustar el presupuesto todo lo posible sigues con dificultades para pagar la hipoteca u otros préstamos, debes hablar con su entidad de crédito. Es posible llegar a un acuerdo para aplazar los pagos o renegociar las condiciones.

En la web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) podrás dar respuesta a todas estas preguntas y conocer los requisitos de cada prestación, así como la duración de la misma y cómo solicitarla en función de la situación en la que te encuentres: el tiempo trabajado, si estas afectado por un ERE o ERTE, en maternidad o paternidad, incapacidad temporal, si trabajas en el campo, etc.

Las prestaciones por desempleo tienen fecha de caducidad

Te recomendamos que cuides de los ingresos que provienen del paro por si la búsqueda de empleo se alargara más de las previsiones que tenias inicialmente pensadas

​​​​​​​



Mejorar tu formación

Puedes tratar de convertir la situación en una oportunidad e intentar mejorar tu formación y así tener mejorares perspectivas laborales. Utiliza las ayudas de formación y orientación laboral para ampliar tus conocimientos o bien para prepararte para otro tipo de trabajos.

Haz una planificación para poder dedicar tiempo a buscar empleo, a cultivar contactos profesionales (las redes sociales de Internet pueden ser de gran ayuda profesional) a actualizar tu currículum vitae y a estudiar.

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.