Otras consideraciones destacadas para gestionar mis finanzas personales

16/04/2010

Otras consideraciones destacadas para gestionar mis finanzas personales
Nuevo presupuesto - cuidado con los gastos

Estar en el paro normalmente significa disponer de menos ingresos, por lo que es imprescindible elaborar un nuevo presupuesto ajustado a esta situación. Es muy importante priorizar los gastos y asegurarse de poder pagar los fijos obligatorios, como la hipoteca o el alquiler, y otros préstamos.

No utilice su fondo de emergencia u otros ahorros para seguir pagando gastos que no sean necesarios y de los que pueda prescindir, y si ha recibido una indemnización sea muy cauteloso a la hora de gastarla. Considerando las prestaciones que tiene derecho a recibir, calcule cuánto tiempo podrá seguir sin trabajo antes de que sea necesario recurrir a los ahorros para pagar la hipoteca, la luz, la comida, y demás facturas. Lo más aconsejable es hacer el esfuerzo de reducir o eliminar todo los gastos innecesarios hasta que vuelva a tener trabajo. Y antes de tocar los ahorros inmovilizados en instrumentos poco líquidos, como depósitos, planes de pensiones o fondos garantizados, asegúrese de saber qué penalización tendrá que pagar por sacarlos antes de tiempo. Si no tiene más remedio que utilizar esos ahorros, comience deshaciéndose de los productos que menos rentabilidad le ofrezcan o que tengan un menor coste de cancelación.

No cometa el error de no comunicar la situación al resto de su familia por miedo o vergüenza. Sería negativo para su salud mental no poder hablar con ellos acerca de sus planes y preocupaciones, y todo el mundo debe participar en el nuevo presupuesto. Repasen juntos la lista de los gastos discrecionales para encontrar formas de economizar. Cada miembro de la familia podría proponer gastos de los que se podría prescindir para luego discutirlo y llegar a un consenso. También pueden utilizar la calculadora para ver el impacto de recortar o eliminar ciertos gastos. Recuerde que el peso compartido es más fácil de llevar. Quizá ni echan de menos ciertos gastos, y así pueden salir de esta crisis momentánea con las finanzas más saneadas.

Tenga especial cuidado de no asumir más deuda de la estrictamente necesaria. No sabe cuánto tiempo tardará en encontrar un nuevo trabajo, y no conviene gastar los ingresos de mañana utilizando crédito ahora. Recuerde que la prestación por desempleo dura, como máximo, dos años, pero su cuantía se reduce pasados los primeros 180 días. Los posibles subsidios son una ayuda para los más necesitados, pero no están concebidos como substituto de un salario, y su importe es muy reducido.

Si después de ajustar el presupuesto todo lo posible sigue con dificultades para pagar la hipoteca u otros préstamos, hable con su entidad de crédito. Es posible llegar a un acuerdo para aplazar los pagos o renegociar las condiciones.

Convierta la situación en oportunidad

Querer trabajar y no poder hacerlo es una circunstancia muy desafortunada, pero si la aprovecha para mejorar su formación puede mejorar sus perspectivas. Utilice las ayudas de formación y orientación laboral para ampliar sus conocimientos o prepararse para otro tipo de trabajo. Es muy importante mantener una actitud positiva,  por su propio bienestar mental y también para tener más éxito en las entrevistas de trabajo. Manténgase activo y gestione bien su tiempo. Haga una planificación para poder dedicar tiempo a buscar empleo, a cultivar contactos profesionales (las redes sociales de Internet pueden ser de gran ayuda profesional) a actualizar su curriculum vitae y a estudiar.

Recuerde que si es emprendedor con ideas y quiere ser su propio jefe, existe la posibilidad de cobrar en un pago único hasta el 60% de la prestación por desempleo que le corresponde, siempre y cuando lo utilice para crear una empresa y se pase al régimen de autónomos. 

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.