Necesidades de financiación

19/04/2010

Necesidades de financiación

Al repasar su lista de objetivos, no caiga en la tentación de conseguirlos por la vía rápida mediante préstamos o créditos. El endeudamiento es el enemigo número uno de la consecución de objetivos financieros y de la seguridad económica.

Como excepción, la financiación ajena sí puede ser recomendable, en caso de necesidad, para los siguientes conceptos, que pueden considerarse inversiones:

 

  • Adquirir una vivienda, mediante un préstamo hipotecario con deducciones fiscales.
  • Adquirir otros inmuebles como inversión, también mediante préstamo hipotecario, pero sin derecho a deducción. Hay que hacer bien las cuentas, consultar el presupuesto y conocer el mercado inmobiliario de la zona.
  • Realizar reformas en la vivienda que la revaloricen. Las reformas que más incrementan su valor son mejoras en los cuartos de baño y cocina. Muchas parejas jóvenes se endeudan más de la cuenta con la ilusión de arreglar su primera casa. No todas las reformas, sin embargo, redundan en una revalorización, y a no ser que piensan quedarse toda la vida en la misma casa puede no merecer la pena. El precio de mercado tiene mucho que ver con su ubicación (ciudad, barrio y calle). Será muy difícil vender la casa en el futuro a un precio superior en un 15-20% que el de las viviendas del entorno con tamaños parecidos, por mucho dinero que gasten en reformas.
  • Empezar un negocio, comprar maquinaria y otros inmovilizados para expandir un negocio o invertir en el negocio de otros. Esto normalmente se hace mediante préstamos personales y líneas de crédito. Existen préstamos específicos con condiciones especiales para este tipo de inversión, como las líneas de apoyo a la empresa del Instituto de Crédito Oficial (ICO).
  • La educación, tanto la suya, la de su pareja y la de sus hijos. Puede que se trate de la mejor inversión que existe. Las entidades de crédito ofrecen préstamos específicos para financiar los estudios. Suelen tener un tipo de interés sensiblemente inferior a otros préstamos de consumo.
  • En cuanto al coche, no es que sea una inversión, ya que pierde valor en cuanto se compra, pero sí es una necesidad que normalmente requiere financiación ajena. Dedicamos una sección entera a la adquisición de vehículos.

Todo lo demás (muebles, electrodomésticos, viajes) se consideran bienes y servicios de consumo y se normalmente se financian con préstamos personales o créditos de consumo, aunque para ciertas adquisiciones algunos comercios ofrecen aplazamientos de pagos sin intereses.

Antes de contratar un préstamo personal es importantísimo calcular bien la cuota a pagar y asegurarse de que encaja en su presupuesto sin causar dificultades. Siempre que sea posible, intente ahorrar para estas adquisiciones en vez de utilizar crédito.

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.