Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema

Repase todos los productos y servicios
financieros a su disposición:
bancarios, de seguros, de inversión...

La cuenta bancaria - depósitos a la vista

libreta de ahorro con un talonario abierto

Normalmente, la relación de un cliente con su entidad de crédito (banco, caja de ahorros o caja rural) gira en torno a una cuenta operativa a la vista en forma de:

  • Una cuenta corriente
  • Una libreta de ahorro (cuenta de ahorro)

Definición

Estas cuentas son depósitos de dinero que sirven de “soporte operativo” para centralizar operaciones bancarias habituales: ingresos, pagos, domiciliaciones de recibos, transferencias, retiradas de dinero mediante cajeros automáticos, amortizaciones de los préstamos recibidos, aportaciones a los planes de pensiones, contratación de otros servicios financieros, etc. En la práctica, los dos son depósitos “a la vista”, lo que significa que su titular puede sacar su dinero en parte o en su totalidad en cualquier momento.

Características

Hoy en día, la principal diferencia entre una cuenta corriente y una libreta de ahorro ordinaria se reduce al soporte de la misma: un talonario de cheques, en el caso de una cuenta corriente, y un documento en forma de pequeño libro para las libretas de ahorro. También existen cuentas que funcionan como un híbrido de las dos modalidades.

Ambos tipos de cuentas se caracterizan por:

  • Liquidez total: Como ya hemos dicho, se pueden hacer ingresos y retirar el saldo de dinero a su favor en cualquier momento, sin penalización. No obstante, en la práctica es recomendable avisar con antelación si quiere retirar una cantidad importante en efectivo para que la puedan tener preparada.
  • Sencillez y pocos requisitos de apertura.
  • Posibilidad de tarjetas de débito y/o crédito asociadas a la cuenta.
  • Posibilidad de domiciliar nóminas y pagos (recibos de luz, teléfono, alquiler, etc.), sacar dinero de cajeros y realizar transferencias.
  • Remuneración escasa o nula. Se trata de un producto operativo y no de ahorro. A pesar de su nombre, la mayoría de las libretas de ahorro tienen un funcionamiento casi igual al de las cuentas corrientes. Pueden pagar un poquito más de interés, pero siguen siendo productos operativos, es decir, pensados más para la gestión del dinero en el día a día. No son los productos más adecuados para el ahorro a largo plazo.

    Nota: Nos referimos aquí a las cuentas corrientes y libretas de ahorro ordinarias. Existen en el mercado cuentas a la vista especiales,diseñadas para el ahorro y con características diferentes, como la cuenta de ahorro vivienda o cuentas de ahorro a la vista de alta remuneración. Veremos estas cuentas especiales en la sección sobre “productos de ahorro-inversión”.
  • Suelen cobrarse comisiones de administración y mantenimiento. También se pueden cobrar comisiones por transferencias, por utilizar cajeros que no pertenecen a la misma entidad, por descubiertos en cuenta, etc. No es habitual cobrar comisiones por consultas de saldos, ni por movimientos realizados en la misma entidad. Muchas libretas y cuentas dirigidas a niños y jóvenes basan su atractivo en la ausencia de comisiones.

La mayoría de las entidades de crédito ofrece ventajas especiales al domiciliar la nómina, por lo que es muy buena práctica hacerlo si es posible. Conviene comparar la oferta de distintas entidades. Entre las posibles ventajas por domiciliar la nómina están: anticipos del importe de la nómina en caso de necesidad sin cobrar intereses (siempre que se pague dentro de un plazo determinado), tarjetas gratis, seguros de accidentes o de hogar, hipotecas y préstamos personales con condiciones favorables, ausencia de comisiones, acceso a la banca online, descuentos en telefonía móvil y otros sectores, regalos, etc. Algunos bancos devuelven un porcentaje del importe de los recibos domiciliados. Es importante conocer bien las condiciones de todas estas ofertas, por ejemplo, si le ofrecen una tarjeta gratuita, asegúrese de que siempre va a ser gratuita ya que, a veces, sólo lo es el primer año.

Titulares

La persona a cuyo nombre está abierta la cuenta se llama “titular”. Las cuentas corrientes o libretas pueden ser individuales (abierta a nombre de una sola persona) o abiertas a nombre de dos o más personas. En este último caso, pueden ser a su vez:

  • Mancomunada o conjunta: se necesita la firma de todos los titulares para autorizar cualquier acto (cancelación, firma de cheques, disposición del saldo, envío de transferencias, autorización de representantes, etc.).
  • Solidaria o indistinta: cualquier de los titulares está facultado para ejercer los derechos mencionados, inherentes al contrato.

También es posible autorizar a otra persona para que pueda actuar en nombre y representación del titular, realizando ingresos y retirando dinero, etc.

Para formalizar la apertura de la cuenta, es necesaria la firma de un contrato escrito en el que se reflejen las condiciones y las obligaciones y derechos que deben cumplir ambas partes.

Fiscalidad

Los intereses recibidos se consideran rendimientos de capital mobiliario y tributan en el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).  Se integran en la base imponible del ahorro que, para los ejercicios 2012-2013, tributa por tramos en función de su importe total:

  • Los primeros 6.000 € al 19%,
  • Desde 6.000,01 € hasta 24.000 € al 25%
  • Desde 24.000,01 en adelante al 27%

Además, en el momento de recibir los intereses, el importe íntegro está sujeto a una retención del 21%.Los gastos de mantenimiento y las comisiones cobradas NO son deducibles.

Ventajas e Inconvenientes

La principal ventaja de una cuenta bancaria es la comodidad que ofrece y el acceso a los servicios relacionados (transferencias, banca online, cajeros automáticos…) para la gestión de sus ingresos y pagos, junto con la posibilidad de disponer del dinero cuando haga falta. Recibirá información detallada de todos sus gastos, ingresos y saldos a través de extractos de cuenta o la puesta al día de la libreta, lo que facilita la gestión del presupuesto familiar.

Como inconveniente recordamos que las cuentas corrientes y libretas de ahorro ordinarias son muy poco rentables. Debido al efecto de la inflación su dinero puede perder valor con el tiempo.

Ventajas e Inconvenientes
Ventajas Inconvenientes
Comodidad para gestionar cobros y pagos Muy poco rentables
Disponibilidad total del saldo Comisiones y gastos de mantenimiento
Sencillez en su contratación    
Servicios relacionados   
Información detallada de gastos, ingresos y saldos     
Utilización de cajeros automáticos  

¿Cómo abrir una cuenta bancaria?

Cualquier persona física o jurídica con capacidad de obrar puede abrir una cuenta a la vista.

Se exigen los siguientes documentos originales:

  • Para personas residentes: DNI/NIF o tarjeta de residente (NIE).
  • Para personas no residentes: Certificado de no residente expedido por la Policía o por el consulado del país de residencia, acreditación de empadronamiento en algún ayuntamiento español y pasaporte o tarjeta de identidad con fotografía.
  • Para poder asegurar la correcta identificación de las personas con quien mantienen relaciones financieras, las entidades deben exigir además otra documentación para verificar el domicilio habitual, y la naturaleza de la actividad profesional o empresarial de sus clientes. Por ejemplo, una nómina en caso de un asalariado y la última declaración de IVA en el caso de autónomos, o cualquier otro documento que estimen necesario.
  • Para abrir una cuenta o libreta a nombre de una persona española menor de 14 años o de un extranjero menor de 18 años se necesita la firma e identificación del tutor (padre o representante legal), quien asume las responsabilidades generadas. Las operaciones que realiza el titular menor de edad tendrán que ir respaldadas con la firma del tutor.

Comparar ofertas antes de decidirse

Todas las entidades de crédito ofrecen cuentas corrientes y libretas de ahorro, a veces en múltiples versiones. Aunque son todas muy parecidas, pueden tener pequeñas diferencias que las hacen más o menos indicadas para un cliente determinado. Antes de decidirse por una cuenta u otra compare la oferta teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Comisiones y otros gastos
  • Descubiertos: Los descubiertos en cuenta son los “números rojos” que se producen cuando se realiza una retirada o pago de dinero sin que haya saldo suficiente. Es dinero que la entidad le está adelantando y lo habitual es tener que pagar intereses y comisiones por ese importe. Conviene saber qué costes se aplican y en qué condiciones. También hay que saber si la entidad pagará un recibo domiciliado en el caso de no tener saldo suficiente en la cuenta. Algunas lo hacen, aunque suelen cobrar una comisión alta, pero otras devuelven el recibo sin pagar. En este caso, existiría el peligro de que le corten el suministro de servicios básicos, etc.
  • Facilidad y coste de disponer de tarjetas de débito y de crédito.
  • Saldos mínimos: A veces las entidades exigen mantener una cierta cantidad mínima de dinero en la cuenta en todo momento para no cobrar comisiones.
  • Operativa permitida: Hay que saber qué operaciones podrá realizar con la cuenta y las posibles comisiones o gastos adicionales que tendrá que pagar: transferencias, traspasos, domiciliación de recibos, pago de impuestos.
  • Banca online (por Internet): Consulte qué operaciones se pueden realizar por Internet y si existen comisiones o ventajas relacionadas. Poder realizar pagos, trasferencias y otros trámites por Internet es sumamente cómodo y ahorra tiempo y gastos al no tener que acudir a la oficina. Además muchas operaciones son más económicas si se hacen a través de Internet.

¿Cómo controlar los movimientos de una cuenta?

Es importante controlar los movimientos de su cuenta y comprobar que no se han efectuado pagos o cobrado comisiones indebidamente. Si tiene una cuenta corriente revise los extractos con cuidado en cuanto los reciba. Escriba en el talonario de cheques cada cheque escrito, su número, importe y concepto. Escriba también los ingresos a la cuenta efectuadas y calcule el saldo. Si tiene una libreta, póngala al día en la sucursal o mediante un cajero automático.

Compruebe los recibos y extractos de los cajeros, así como los recibos de compras, transferencias, impresos de ingresos y reintegros, etc., y comunique cualquier discrepancia a su sucursal. Todos estos documentos también representan una información imprescindible para elaborar o controlar el presupuesto familiar.

El CCC

CCC

Cada cuenta bancaria tiene su propio Código Cuenta Clientes (CCC). Es el número de identificación de la cuenta y debe aparecer en todos los extractos, libreta y cheques relacionados con esa cuenta. Es un conjunto de 20 dígitos numéricos que corresponden a los siguientes datos:

  • Entidad: Cuatro dígitos que identifican la entidad de crédito: Banco Santander, CaixaBank, Caja Rural de Jaén, etc.
  • Oficina: Cuatro dígitos que representan el código de la oficina donde mantiene la cuenta el cliente. Cada entidad asigna esta identificación a cada una de sus oficinas.
  • DC: Hay dos dígitos de control. El primero sirve para verificar los códigos de la entidad y oficina y el segundo para verificar el número de cuenta.
  • Número de cuenta: Los últimos 10 dígitos corresponden al número de su libreta o cuenta.

El IBAN

El IBAN es un código internacional estandarizado para la identificación de cuentas bancarias. Su nombre viene de sus siglas en inglés (International Bank Account Number). Es muy parecido al CCC y tiene el mismo objetivo, es decir identificar, de forma inequívoca, una cuenta bancaria determinada. La diferencia es que su formato estandarizado es común en el ámbito internacional, lo que facilita la correcta transmisión de datos para pagos y cobros transfronterizos. Por esta razón, irá sustituyendo al CCC y a partir de febrero de 2014 se utilizará el IBAN como identificador único de cuenta. Quizá habrá notado usted que actualmente figuran en sus extractos tanto el CCC como el IBAN.

El IBAN consta de un máximo de 34 caracteres alfanuméricos. Los dos primeros son letras e identifican el país. Los dos siguientes son dígitos de control. Los restantes son el número de cuenta, que en la mayoría de los casos identifica además la entidad y la oficina.

En el caso español, el IBAN consta de 24 caracteres: dos de país (ES), dos dígitos de control, y los 20 números del CCC.

El extracto de la cuenta corriente

Ejemplo de extracto de una cuenta.

Las entidades de crédito deben remitir periódicamente y de forma gratuita un extracto a los titulares de cuentas corrientes para informarles del saldo que tienen disponible y de los movimientos realizados. Algunas entidades también envían extractos para las libretas de ahorro, aunque la misma información debe aparecer en la libreta cuando esta se pone al día.

El extracto de cuenta comprende:

  • La fecha de emisión del extracto: Toda operación realizada con posterioridad a esa fecha no se reflejará.
  • El saldo inicial: Es el saldo previo a las operaciones que a continuación se le detallan y coincide con el saldo final del extracto anterior.
  • El concepto de la operación: Deben figurar todas las operaciones que han supuesto un aumento o disminución del saldo. Por ejemplo, retiradas de dinero de ventanilla y a través de cajeros automáticos, ingresos de nóminas, talones y efectivo, comisiones cobradas, recibos domiciliados, cheques escritos con cargo a la cuenta y cobrados, actividades de su tarjeta de débito, pago mensual de la tarjeta de crédito, intereses pagados y su correspondiente retención…
  • La fecha de movimiento: Es la fecha del apunte contable de la operación. Debe coincidir con la fecha en que se realizó la operación.
  • El importe con su signo: Según el modelo de extracto utilizado por su banco, las salidas de dinero pueden aparecer bien con un signo negativo o bien en una columna denominado “debe” o “cargos”. Todos estos importes disminuyen el saldo que usted tiene disponible.
  • La fecha valor: Técnicamente, es la fecha a partir de la cual comienza a generar intereses un abono en la cuenta o cuando deja de generarlos un adeudo. Por razones operativas, no siempre coincide con la fecha del apunte contable. Los ingresos de dinero suelen tener una fecha valor posterior a las salidas de dinero, y más si provienen de otra entidad o del extranjero, por lo que hay que tener mucho cuidado. Si ingresa usted un talón en su cuenta y a continuación realiza varios pagos, podría producirse un descubierto teórico, generando intereses a favor del banco.

    Nota: La nueva Ley de Servicios de Pago, aprobada en el 2009, elimina en gran parte las discrepancias entre “fecha valor” y “fecha contable”. A partir de la entrada en vigor de esta ley, la fecha valor del abono en su cuenta ahora coincidirá con la fecha en la que su entidad de crédito reciba los fondos de la entidad de crédito del ordenante. Para transferencias desde otra entidad, esta será un día hábil después de la fecha de la orden de pago del ordenante. Para transferencias entre cuentas de una misma entidad será el mismo día de la orden de pago.

    Antes, los ingresos en efectivo realizados antes de las 11:00 horas tenían como fecha de valor el mismo día de la operación, y el día hábil siguiente si se realizaban después de esa hora. Pero con la entrada en vigor de la nueva ley, la fecha valor será la del día de la operación, con independencia de la hora en la que se realice el ingreso.
  • El saldo resultante: El saldo de una cuenta corriente es la diferencia entre los movimientos de entradas de dinero registrados y los movimientos de salidas de dinero registrados. El saldo disponible es el importe en la cuenta que puede ser utilizado libremente. Hay que tener en cuenta que el saldo y el saldo disponible pueden no coincidir si existe alguna orden de pago que ha sido cursada pero no liquidada aún (por ejemplo, si usted ha escrito un cheque, pero la persona beneficiaria del cheque aún no lo ha cobrado).

En la contabilidad, en el “debe” se registran los “cargos”, que se refieren a ingresos o entradas de dinero, mientras que en el “haber” se registran los “abonos” que son pagos o salidas de dinero. “Abonar” una cantidad es pagarla. El saldo es la diferencia entre debe y haber.

Si su extracto de cuenta detalla cargos y abonos puede resultar confuso, porque para usted, los ingresos de dinero figuran como abonos y los pagos o salidas de dinero figuran como cargos. Justo al revés. Esto es porque el extracto refleja la contabilidad desde el punto de vista del banco. Los abonos (pagos) del banco representan ingresos o aumentos de saldo para usted, y los cargos del banco son pagos o salidas de dinero para usted.

Si el debe es mayor al haber, la diferencia entre ambos es un saldo deudor es decir, a favor del banco.
Si el haber es mayor al debe, la diferencia entre ambos da un saldo acreedor es decir, a favor de usted.

La libreta o cartilla

En caso de una cuenta o libreta de ahorro, el soporte es un documento físico en forma de pequeño libro en el que se reflejan las anotaciones de todas las operaciones realizadas y de las cantidades abonadas (ingresadas) y adeudadas (retiradas).

Usted debe presentar la libreta para realizar cualquier operación en la oficina donde esté formalizada y en otras oficinas de la misma entidad. La mayoría de los contratos estipulan que sólo en los casos de extravío, robo, sustracción y destrucción es posible realizar operaciones sin la presentación de la libreta. No obstante, en la práctica es habitual utilizar los cajeros o un boleto de ventanilla para operar.

Las operaciones se registrarán:

  • Automáticamente, en el caso de reintegros de dinero en efectivo por caja y cajeros automáticos que admitan libretas.
  • Mediante su presentación en una oficina para su puesta al día.

Las libretas cuentan con una banda magnética que permite identificar al titular. No obstante, usted es responsable de la custodia de la libreta, y en caso de robo o pérdida debe comunicarlo en la oficina y solicitar un duplicado.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA