Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Le ayudamos a gestionar su economía personal:
compruebe aquí el estado de sus cuentas, empiece
a hacer el presupuesto y organice sus deudas.

Estás en

Opciones para obtener dinero prestado

Hay varias opciones para obtener dinero prestado, incluyendo:

  • Préstamos y créditos bancarios
  • Descubiertos en la cuenta bancaria
  • Tarjetas de crédito
  • Tarjetas de otros establecimientos
  • Créditos rápidos

Si utilizamos cualquiera de estas opciones nos endeudamos. Sin embargo, las condiciones y costes son distintos para cada opción.

Los créditos o préstamos bancarios

Como ya hemos comentado, la palabra crédito tiene un significado genérico de:

Cantidad de dinero, o cosa equivalente, que alguien debe a una persona o entidad, y que el acreedor tiene derecho de exigir y cobrar.

Esta definición es aplicable a todas las variaciones de “dinero prestado”. Pero cuando se refiere a un producto bancario específico, tiene una definición más limitada y concreta.

Aunque es frecuente intercambiar los términos crédito y préstamo, en realidad son dos productos distintos. En otras secciones veremos con más detalle las características de cada uno.

Descubiertos en cuenta

Un descubierto se produce cuando gastamos más dinero de lo que hay en la cuenta bancaria, lo que nos deja con un saldo negativo, en "números rojos". Este saldo negativo es una deuda que tenemos con el banco.

Es posible encontrar alguna modalidad de cuenta que permita descubiertos hasta un cierto límite. El saldo negativo se considera un préstamo y lo normal es que tengamos que pagar un interés muy alto por el dinero prestado, además de una comisión de apertura de descubierto y otra de reclamación de posiciones deudoras.

Conviene saber si nuestra entidad nos permite pagar los recibos que tenemos domiciliados aunque al cargarlos en cuenta se produzca un descubierto. Algunas lo hacen, pero otras no, y en este último caso podríamos tener además problemas con los acreedores (por ejemplo nos podrían cortar la luz o el teléfono o cancelar una póliza de seguro).

Coste: El interés y otras penalizaciones que se cobran por descubiertos en cuenta no autorizados suelen ser muy elevados, mucho más que el tipo de interés de un préstamo personal. Cuanto mayor es el saldo negativo, mayor es la penalización, pero es frecuente tener que pagar más de 30 euros por dejar un solo euro en números rojos durante un solo día.

Consejo: Los descubiertos en cuenta son préstamos que salen carísimos, y a veces se producen por simples descuidos o falta de previsión. Merece la pena evitar a toda costa esta situación, controlando los movimientos de sus cuentas y utilizando su presupuesto para prever gastos. Hay que tener un cuidado especial durante las Navidades y otras fiestas, por el aumento de los gastos que pueden producirse sin el debido control.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito, por su comodidad, facilidad de uso, amplia aceptación y por la seguridad que supone no tener que llevar mucho dinero en efectivo, se han convertido en parte de nuestras vidas. En España existen básicamente dos modalidades de tarjetas de crédito: las tradicionales y las de cuota fija, también conocidas como tarjetas revolving . Las tarjetas de débito, que también permiten pagar sin llevar dinero en efectivo, son distintas porque se descuenta de la cuenta bancaria del titular, de forma inmediata, el dinero de los pagos realizados. Es decir, no se utiliza dinero prestado.

Las tarjetas de pago aplazado son un producto similar a las tarjetas de crédito tradicionales, pero diferentes en la forma de pago. Mientras las tarjetas de crédito tradicionales cobran de una vez el importe total de las compras efectuadas (generalmente al final o principio de cada mes), las tarjetas revolving permiten el aplazamiento del pago mediante una cuota fija, como si se tratara de la amortización de un préstamo.

Es decir, se concede al titular una cantidad determinada de crédito (generalmente entre 600 y 6.000 euros, aunque en algunos casos se ofrecen hasta 30.000 euros) que puede ir utilizando a medida que lo necesite. El titular establece la cuota (a veces flexible) que quiere pagar cada mes, con independencia de la cantidad de dinero realmente utilizado. Puede volver a usar el crédito en la medida en la que se vayan pagando las cuotas.

Las tarjetas de cuota fija se conciben sobre todo para adquisiciones extraordinarias: viajes, compras navideñas, etc. La facilidad para obtener la tarjeta (normalmente se ofrece gratis y sin gastos) y la comodidad de tener un crédito permanente que sólo se tiene que pedir una vez, son grandes ventajas. Pero sin un alto grado de autodisciplina y control por parte del usuario, esta modalidad de tarjeta es potencialmente muy peligrosa.

La tentación que representa poder comprar lo que queramos nos puede incentivar a gastar dinero que no tenemos, y las tarjetas de cuota fija son uno de los créditos más caros que existen. La TAE, por ejemplo, puede oscilar entre el 11% y el 25%. Estos intereses tan elevados se añaden al saldo de los pagos aplazados que tenemos que afrontar. Si seguimos gastando y sólo abonamos la cuota fija mínima, la deuda crece de forma exponencial.

Normalmente, los saldos de pagos aplazados de tarjetas de crédito son las primeras deudas que deben pagarse.

Tarjetas comerciales

Muchos establecimientos, sobre todo las grandes superficies, ofrecen tarjetas propias con ofertas de financiación. Algunos pueden cobrar intereses, a veces con tipos más altos que los préstamos personales. Otras tiendas permiten aplazar el pago a tres meses sin gastos adicionales y hasta a plazos mayores con intereses competitivos.

Pero recuerde, las tarjetas simplemente permiten gastar hoy los ingresos de mañana. No olvide que pagar "con plástico" ahora no significa no desembolsar el dinero en el futuro.

Créditos rápidos

Un anuncio ficticio para crédito rápido: 3.000 euros  - pagando 42 cuotas mensuales de solo 99 euros, sin trámites ni comisiones de apertura

Los llamados créditos rápidos son préstamos que se conceden por importes bajos (desde 500 hasta 9.000 euros) y períodos de amortización (el tiempo que tenemos para devolver el préstamo) de hasta cinco años. No suelen cobrar comisiones de apertura y se contratan en 24 ó 48 horas, prácticamente sin trámites ni papeleo.

El gran inconveniente es que la TAE no suele bajar del 20% y muchas veces, incluso, supera el 25%.

Unos simples cálculos nos muestran que por el crédito de este ejemplo pagaríamos un total de 4.158 euros; o sea, 1.158 euros más de la cantidad prestada. Esto equivale a una TAE del 21,92%, muy, muy por encima del coste de un préstamo personal tradicional.

Piense detenidamente si no le merece más la pena ahorrar los 3.000 euros y pagar en efectivo sus compras.
 

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA