Inicio Herramientas presupuestador

Herramientas presupuestador

​​​​​​​Pedro

El presupuesto es la herramienta más eficaz para sacar partido a nuestro dinero. Tener un presupuesto nos permite identificar en qué gastamos nuestros ingresos y hacer los ajustes necesarios para lograr nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo.

Calculadora de presupuesto

¿Sabes exactamente cuánto ingresas y cánto gastas al mes? ¿Tienes problemas para llegar a fin de mes? ¿Cuentas con una reserva de dinero para imprevistos?

Todos tenemos objetivos financieros a medio y largo plazo. Por desgracia, muchas personas no se acercan cada mes más al logro de sus objetivos porque el dinero “se les va” en gastos diarios. Sea cual sea nuestra situación económica, el presupuesto es la herramienta imprescindible para tomar el control de nuestras finanzas personales.

HERRAMIENTA

Saca partido a tu dinero creando un presupuesto de forma fácil

Calculadora de presupuesto

​​​​​​​

​​​​​​​

Consejos para crear tu presupuesto personal o plan financiero:

Suena complicado, pero es todo lo contrario. Crear presupuestos es un hábito muy beneficioso que nos permite llevar un control y saber:

  • ¿En qué se nos va el dinero?
  • Priorizar gastos
  • Reducir o eliminar deudas
  • Ahorrar un poco todos los meses
  • Acumular para un fondo de emergencia
  • Vivir dentro de nuestras posibilidades, con tranquilidad
  • Hacer previsiones de futuro.
  • Llevar un seguimiento y control para no desviarnos

¿Qué es la seguridad financiera?

Es algo que varía según nuestras necesidades y nuestra etapa de la vida, pero siempre incluye lo siguiente:

Probablemente sepas con qué ingresos cuentas cada mes, pero ¿sabes en qué lo gastas?
Para que sea más fácil elaborarlo y a su vez práctico te recomendamos utilizar nuestra herramienta/app para confeccionar tu presupuesto.

Dedica unos minutos a recopilar los documentos necesarios o a mirar tus movimientos de banca online: recibos de domiciliaciones, compras y cajeros automáticos, extractos de bancos o tarjetas de crédito, facturas, tickets, nóminas…
Si no dispones de toda esta información, no te preocupes. Puedes usar cantidades estimadas, pero te aconsejamos comprobarlas luego y ajustarlas a la realidad. Naturalmente, algunos meses se gasta más que otros (seguro que el gasto de comida en diciembre no es igual que en febrero y se gasta más electricidad en enero que en mayo), por lo que la estimación debe ser un promedio calculado sobre un período de tiempo razonable, por ejemplo, de seis a doce meses.

Empezamos por poner en una lista todas las entradas de dinero. Las más importantes suelen ser la nómina o la pensión en caso de jubilados, pero no te olvides de otros posibles ingresos como pensiones alimenticias, intereses de cuentas bancarias, subvenciones, trabajos extras y percepciones de sistemas de previsión social.

Ingresos:

Empezamos por poner en una lista todas las entradas de dinero. Las más importantes suelen ser la nómina o la pensión en caso de jubilados, pero no te olvides de otros posibles ingresos como pensiones alimenticias, intereses de cuentas bancarias, subvenciones, trabajos extras y percepciones de sistemas de previsión social.

Gastos:

Los gastos son todas las salidas de dinero. Para saber realmente en qué situación estamos, hay que incluir todos los gastos actuales, desde la vivienda hasta los pequeños desembolsos diarios, o bien aproximaciones de los mismos. Y no debe olvidar otros gastos ocasionales como vacaciones, regalos de cumpleaños y compras de Navidad, o gastos imprevistos que puedan surgir. Hay que identificar y apuntar todos los gastos, por pequeños que sean.

Imagínate a dos personas de la misma edad: José e Ines.

José gana 50.000 euros al año. Tiene 3.000 euros ahorrados. Le quedan por pagar 400.000 euros de hipoteca por su chalet, 20.000 euros del préstamo de su coche y tiene un saldo de 6.000 euros de pagos aplazados en su tarjeta de crédito.

Inés gana 30.000 euros al año. Tiene 15.000 euros ahorrados. Le quedan por pagar 8.000 euros de la hipoteca de su piso, su coche está pagado y debe 250 euros de su tarjeta de crédito, que abonará al final de mes.

¿Cuál de los dos tiene más seguridad financiera? ¿Quién duerme mejor por la noche?

Imagínate a dos personas de la misma edad: José e Ines.

José gana 50.000 euros al año. Tiene 3.000 euros ahorrados. Le quedan por pagar 400.000 euros de hipoteca por su chalet, 20.000 euros del préstamo de su coche y tiene un saldo de 6.000 euros de pagos aplazados en su tarjeta de crédito.

Inés gana 30.000 euros al año. Tiene 15.000 euros ahorrados. Le quedan por pagar 8.000 euros de la hipoteca de su piso, su coche está pagado y debe 250 euros de su tarjeta de crédito, que abonará al final de mes.

¿Cuál de los dos tiene más seguridad financiera? ¿Quién duerme mejor por la noche?

Para gestionar mejor tu presupuesto, te recomendamos:

¡No te pierdas nada!

Mantente al día de todas las novedades de Finanzas para Todos suscribiéndote a nuestra newsletter. Todas las novedades sobre finanzas, en tu correo.