Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

o bien

Estás en
  • Novedades
  • Qué debes saber antes de contratar un seguro

Qué debes saber antes de contratar un seguro

manos protegiendo una familia, una casa y un coche
Antes de empezar a desgranar lo que tienes que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro, has de saber que el fin último de éste es cubrirte económicamente en caso de producirse una eventualidad. Tú, como asegurado, pagas una cantidad (prima), para que la aseguradora te indemnice en caso de producirse una circunstancia determinada. Por ejemplo, los daños producidos en un accidente de coche, la rotura de una tubería de tu casa o, incluso, si te quedas en paro. Algunos seguros son obligatorios, como el de responsabilidad civil al conducir un vehículo. Otros, como el de salud o vida, son voluntarios.
Con independencia del tipo de seguro que contrates, a la hora de suscribir una póliza debes plantearte una serie de puntos básicos y comunes antes de firmarla. A saber:
Compara, compara y compara. Las diferencias de precio son altas entre unas aseguradoras y otras, pero antes de dejarte llevar por motivos económicos, coge lápiz y papel y anota las coberturas que te dan. Porque el más barato puede salir al final más caro y el más caro no siempre es el mejor. Los comparadores pueden ayudarte a tener una primera impresión, pero para conocer en detalle las ofertas llama al departamento comercial de la entidad o a un mediador de seguros. .
Lista de básicos. Apunta qué coberturas mínimas necesitas. Por ejemplo: si es para un seguro de salud, es importante que tengas en cuenta los periodos de carencia, es decir, habrá pruebas y tratamientos que no te puedas hacer hasta que transcurra un cierto tiempo y tendrás que abonarlos de tu bolsillo; si es para el coche, y el tuyo duerme en la calle, te interesará una póliza que cubra robo y rotura de lunas; y si es para hogar, y tienes hijos pequeños, igual te conviene una que incluya accidentes domésticos producidos por sus travesuras.
Exclusiones. Aunque contrates la póliza más alta, revisa qué situaciones no cubre.
Precio… ¿para toda la vida? Si te ofrecen una prima para toda la vida, revisa la letra pequeña porque puede haber alguna cláusula que anule ese compromiso. Por cierto, la aseguradora está obligada a comunicarte con antelación si el precio varía.
Letra pequeña. Búscala y entiéndela porque en ese texto están las cláusulas que marcan la diferencia entre unas pólizas y otras. Es aquí donde se fijan las condiciones para lograr la tarifa y las coberturas que buscas. Revísala, que te expliquen lo que no comprendes porque, de lo contrario, puede pasarte factura.
Premio al buen comportamiento. Cuando toca renovar la póliza podemos descubrir con desagrado que la prima ha subido. Antes de pedir explicaciones al departamento comercial de la entidad o a un mediador de seguros, echa un vistazo a tu historial. Si pasas demasiados partes serás penalizado y tu prima se incrementará. Del mismo modo, si no presentas muchos partes serás bonificado. Estos aspectos han de quedar plasmados en el contrato.  
Bajas. Como en cualquier servicio, darse de baja no es tan sencillo. Has de saber que sólo puedes cancelar tu póliza en un determinado periodo, coincidiendo con el vencimiento de tu contrato y, además, has de avisar con un mes de antelación. Esto último has de hacerlo por escrito. Si no lo entregas en mano, hazlo con acuse de recibo para que no haya errores; de lo contrario, la aseguradora puede cobrarte la anualidad siguiente por completo.
Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA