Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Repase todos los productos y servicios
financieros a su disposición:
bancarios, de seguros, de inversión...

La oferta de productos y servicios financieros

Una cuenta corriente, una hipoteca o un seguro del hogar son algunos
de los productos financieros más utilizados.

Es importante conocerlos porque seguramente los utilizarás en algún
momento de tu vida.

En este apartado te explicaremos qué son, para qué sirven y en qué
debes fijarte cuando quieras contratar uno.

Los principales productos financieros son:

Cuenta corriente

La mayoría de personas guardan su dinero en una cuenta corriente,
en un banco o caja de ahorros.

La entidad bancaria te dará una libreta o una tarjeta
para que puedas hacer estas operaciones:

  • Ingresar dinero, como por ejemplo la nómina.
  • Pagar los recibos del alquiler, la luz, el agua, el gas,…
    Para ello debes domiciliarlos, es decir, autorizar al banco
    para que los pague con cargo a tu cuenta corriente.
  • Sacar dinero en efectivo en la oficina del banco
    o en los cajeros automáticos.
  • Hacer transferencias, es decir, pasar dinero a otras cuentas
    tuyas o de otras personas.

Domiciliar un pago, por ejemplo el recibo de la luz, significa autorizar
al banco para que lo pague con cargo a tu cuenta corriente.
También puedes domiciliar ingresos como la nómina.

Las cuentas corrientes tienen unos gastos, las comisiones,
que pagas al banco o caja para que mantenga la cuenta abierta.
Son las comisiones de mantenimiento.

A veces también te cobran comisiones por sacar dinero de una entidad
distinta a la tuya o por hacer una transferencia.

Infórmate sobre las comisiones antes de abrir una cuenta corriente.

CONSEJO
Mira tu cuenta corriente a menudo para saber el dinero que dispones.
Asegúrate que has cobrado lo que tenías que cobrar
y que no te han cobrado nada que no hayas autorizado.

Por ejemplo, supón que te das de baja de una compañía de teléfonos
y, sin embargo, te siguen cobrando los recibos.

Subir al índice

Tarjeta

Es como un carné de plástico duro que tiene grabados
los datos de tu cuenta corriente.

¿Qué puedes hacer con una tarjeta?

  • Pagar en la mayoría de tiendas. La tienda toma tus datos
    a través de la tarjeta y cobra el dinero de tu cuenta.
  • Sacar dinero desde los cajeros automáticos.
    Para ello necesitas un número secreto que te dará tu entidad.

Algunas tarjetas son gratuitas. Otras hay que pagarlas cada año.
Pide esta información por escrito antes de solicitar la tarjeta.

Si sacas dinero de un cajero que no es de tu entidad pueden cobrarte
una comisión. En la pantalla del cajero aparecerá la cantidad
que te cobrarán. Lee toda la información que sale en la pantalla.

Las tarjetas pueden ser de débito o de crédito.

Con una tarjeta de débito sólo puedes disponer del dinero
que tienes en tu cuenta corriente.
Suele haber un máximo por día, si lo sacas desde un cajero automático.

Con una tarjeta de crédito, el banco te presta un dinero
que deberás devolver a plazos y pagar unos intereses.

ATENCIÓN
No des los datos de tu tarjeta ni tu número secreto a nadie.
Enseña el carné de identidad cuando pagues con tarjeta.
Si pierdes o te roban la tarjeta, llama en seguida a tu entidad
para que la anulen, así nadie podrá sacar dinero de tu cuenta.

CONSEJO
Controla los pagos que haces con la tarjeta.
Recuerda que cuando pagas con la tarjeta gastas dinero
aunque no lo veas.

Subir al índice

Cuenta ahorro vivienda

Es una cuenta en la que puedes ir ingresando dinero para comprar
o hacer obras de mejora en tu primera vivienda.

La ventaja de esta cuenta es que pagarás menos impuestos, es decir,
se te aplicará una desgravación fiscal
a una parte del dinero que ingreses. 

El inconveniente es que este dinero sólo lo puedes gastar
para comprar una vivienda.

Una vez abierta la cuenta, tienes un máximo de 4 años para comprar
tu primera vivienda o hacer obras de mejora.

Si no cumples alguna de las condiciones,
tendrás que pagar el total de los impuestos que te rebajaron, más
intereses.

Subir al índice

Depósito a plazo

Es una cuenta para obtener más rendimiento de tus ahorros.

Debes dejar el dinero en la cuenta el tiempo que acuerdes con el banco
o caja. A cambio te dan intereses, además de tu dinero.

Si necesitas el dinero antes del tiempo acordado lo puedes sacar,
pero deberás pagar una comisión.

Cuando llegue la fecha acordada, recuperas tu dinero.
Puedes recibir los intereses al final, cuando recuperes el dinero,
o cada cierto tiempo, por ejemplo cada 3 meses.

CONSEJO
Las condiciones del depósito deben quedar escritas en un contrato.
Lee bien el contrato antes de firmarlo y pregunta al banco o caja
cualquier duda que tengas.

Subir al índice

Préstamo

Es un dinero que te presta, normalmente un banco
o una caja de ahorros.

Debes devolver el dinero a plazos.
La entidad que te presta el dinero te cobra unos intereses cada mes
hasta que hayas devuelto todo el dinero.

EJEMPLO
Se podría indicar un caso práctico.

El préstamo tiene un precio: los intereses, que debes pagar
periódicamente a la entidad que te lo ha concedido.

También debes pagar una comisión de apertura,
cuando te lo conceden y una comisión de cancelación anticipada,
si pagas el crédito en menos tiempo del acordado con el banco.

Todas las condiciones del préstamo: comisiones, intereses, cantidad
que pagarás cada mes, tiempo en que debes devolver el dinero,…
deben estar escritas en el contrato que firmas con el banco.
Lee bien el contrato y pregunta todas las dudas antes de firmar.

CONSEJO
Compara: Pregunta en distintos bancos los intereses y comisiones que
cobran por el préstamo.

Asegúrate que podrás pagar la deuda según las condiciones
que has firmado con el banco. Si no pagas, la deuda aumentará
y el banco te cobrarás más comisiones e intereses.

Hay varios tipos de préstamos, los dos más importantes son:

  • Préstamo personal
  • Préstamo hipotecario

Préstamo personal
Es un dinero que te presta un banco o caja para comprar un bien
de consumo, no una inversión, como por ejemplo un coche.

Deberás pagar cada mes una cantidad a la entidad hasta devolver
todo el dinero prestado.

Para comprobar si podrás devolver el préstamo, la entidad te pedirá
la nómina, el contrato de trabajo, la última declaración de la renta…

Préstamo hipotecario
Es un dinero que te presta el banco para comprar una vivienda.

La garantía es la propia vivienda. Si no devuelves el préstamo,
el banco se queda con ella para venderla y recuperar el dinero.

Los préstamos hipotecarios suelen ser de mucho dinero
y el tiempo para devolverlos es de muchos años (25, 30 o 40 años),
según la cuota que pagues cada mes.

Los intereses pueden ser:

  • Fijos, pagarás siempre la misma cantidad (cuota fija).
  • Variables, pagarás más o menos según los tipos de interés.
    Suelen cambiar cada 6 o 12 meses, según los cambios
    económicos mundiales.

Todas las condiciones de la hipoteca deben estar escritas
en un contrato que debes firmar ante notario.
Antes de firmar, asegúrate que has entendido todas las condiciones
y no tienes dudas.
Haz todas las preguntas necesarias.

Subir al índice

Seguros

Es un dinero que pagas periódicamente a una compañía aseguradora.
A cambio, si tienes algún problema o incidente, la compañía
pagará la reparación o el cambio necesario,
según las condiciones acordadas en el contrato.

El contrato te dirá qué tipo de accidentes, averías o problemas
cubre el seguro; en qué condiciones se tienen que producir, cuánto
dinero puedes pedir para la reparación,
cambio o compensación; las cuotas, es decir, cuanto pagarás
y cada cuanto pagarás (cada mes, trimestre, año),…
Lee bien el contrato y pregunta todas las dudas antes de firmar.

Los seguros más conocidos son para:

Hogar: cubre los accidentes de la casa.

Por ejemplo un cristal roto, una humedad, una cañería rota…

Coche: cubre los accidentes de coche. En este caso es obligatorio
tener un seguro que cubra, por lo menos, los daños ocasionados
a otras personas.

Por ejemplo, si tienes un accidente con otro coche,
el seguro debe cubrir la reparación del otro coche.

Vida: intenta compensar el dinero que pierdes con la muerte
de una persona. La compañía paga un dinero a los beneficiarios,
según lo acordado en el contrato.

Por ejemplo, si muere un padre o una madre y tiene un seguro de vida,
los beneficiarios (por ejemplo, los hijos) reciben una cantidad de dinero.

Subir al índice

Plan de pensiones

Es un dinero que ahorras para el momento en que te jubiles.
En general, no podrás recuperar este dinero hasta que te jubiles.

Los años en los que destines parte de tus ingresos al plan de pensiones
pagarás menos impuestos, pero cuando quieras recuperar el dinero
tendrás que pagar impuestos por la cantidad que recibas.

El banco te dará unos intereses por tener el dinero guardado.
Estos intereses pueden ser una cantidad fija
o pueden depender de las inversiones.

Todas las condiciones del plan de pensiones, los intereses,
cómo recuperar el dinero cuando te jubiles,…
deben quedar escritas en un contrato.
Lee bien el contrato y pregunta todas las dudas antes de firmar.

Subir al índice

Herramientas relacionadas

Aportación mensual necesaria según objetivo

En: Herramientas y calculadoras

Queremos acumular un importe determinado. ¿Cuánto hay que ahorrar al mes para conseguirlo?

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA