Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema

Hay un momento para estudiar, trabajar, independizarse, formar
una familia, jubilarse: le ofrecemos guía y herramientas para que maneje
su economía en las distintas etapas de la vida.

Entender la nómina

Muchos jóvenes se llevan un disgusto al recibir su primera nómina porque han cobrado menos de lo que esperaban. Veamos en qué consiste una nómina y la diferencia entre el sueldo bruto y lo que realmente va a ingresar.

Una nómina es el recibo del pago de un salario. También es el justificante de las cantidades que usted, como trabajador, ha pagado a la Seguridad Social y de las retenciones practicadas como pago a cuenta del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF). Es un documento importante que se debe siempre revisar y archivar en un lugar seguro.

Una nómina puede tener distintas formas, pero debe ajustarse al modelo establecido por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales o el que establezca el convenio colectivo de la empresa o del sector. Veamos los conceptos sobre un ejemplo:

En el encabezado aparecen los datos de la empresa (nombre, domicilio social, CIF y número de la Seguridad Social) y los datos del empleado (nombre y apellidos, DNI, número de afiliación a la Seguridad Social, categoría profesional o el puesto de trabajo, y antigüedad en la empresa). También figura el período de liquidación de la nómina.

Nómina ficticia: sección datos de la empresa y del trabajador.

El salario bruto mensual

El salario bruto mensual (SM) es el salario bruto anual (SBA) acordado entre el trabajador y la empresa dividido entre el número de pagas anuales (12, 14, 16…). Es decir, si recibe un sueldo bruto anual de 21.000 euros y dos pagas extras al año (14 pagas), su sueldo bruto mensual es:

SM = SBA / número de pagas = 21.000 / 14 = 1.500 euros

Sin pagas extras, el salario mensual sería de 1.750 euros

Ahora bien, es una práctica común desglosar ese sueldo mensual en varios conceptos. La razón de este desglose es que algunos conceptos pueden no estar sujetos a retención del IRPF y/o al pago de Seguridad Social, o el porcentaje de cotización puede ser menor. Por ello, el salario mensual puede estructurarse en:

  • El salario base.
  • Complementos salariales, como por ejemplo plus de antigüedad, por peligrosidad del puesto de trabajo, a cuenta del convenio, por trabajo nocturno...
  • Primas de productividad.
  • Horas extras.
  • Salario en especie: son percepciones no monetarias, como por ejemplo la utilización de un coche de empresa o los tickets de restaurante.
  • Percepciones no salariales:
    • Suplidos: como un plus de trasporte, gastos de viaje, dietas.
    • Prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social por incapacidad o desempleo temporal.
    • Indemnizaciones de la empresa por traslados, suspensiones o despidos.
Nómina ficticia: sección devengos.

Las deducciones

Del salario bruto mensual hay que deducir:

  1. El importe que tiene que pagar el trabajador a la Seguridad Social (SS). Este importe varía, según el sector y convenio, pero suele rondar el 6%-7% del salario (adicionalmente, la empresa tiene que pagar entre el 30%-40% del SBA de cada trabajador). Como ya hemos comentado, según la forma de estructurar el salario, puede haber una parte no sujeta al pago de la Seguridad Social.
  2. Las retenciones practicadas como pago a cuenta del IRPF. Este porcentaje también es variable y depende del importe del salario (cuanto más se gane, mayor es el porcentaje) y de las circunstancias familiares (edad, estado civil, número de hijos, personas discapacitadas a su cargo). Es importante recordar que, más adelante, al calcular el resultado de la declaración de la Renta, se deducirán todas las retenciones practicadas, con lo que resultará menor la cantidad a pagar o mayor la cantidad a devolver. Por eso, se consideran un “pago a cuenta”.

Hay que tener en cuenta que no es la empresa pagadora quien practica estas deducciones, sino el Estado. La empresa tiene que hacer el trabajo de intermediario, deduciendo el dinero del trabajador y pagándolo a los organismos públicos.

El salario neto mensual (N) es igual al salario mensual bruto menos las deducciones.

N = SM – SS – IRPF

El cálculo de las pagas extras, en caso de existir, puede complicar un poco la nómina a primera vista, porque la Seguridad Social se calcula sobre 12 meses, aunque haya 14 pagas. Sigamos con el ejemplo de un salario bruto anual de 21.000 euros con dos pagas extras. Supongamos que la cotización a la Seguridad Social es del 6.3% y la retención del IRPF es del 14%.

SM = 21.000/14 = 1.500 €

SS = 21.000/12 x 6,3/100 = 110,25 €

IRPF = 1.500 x 14/100 = 210 €

El sueldo neto mensual (N) que ingresaría:

1.500 – 110,25 – 210 = 1.179,75 € *

Verá que los ingresos reales son sensiblemente inferiores al sueldo bruto mensual. Hay que tener esto muy en cuenta a la hora de hacer el presupuesto de ingresos y gastos. La buena noticia es que dos veces al año, cobrará una paga extra de 1.290 €.

SM = 21.000 /14 = 1.500 €

SS = 0

IRPF = 1.500 x 14/100 = 210 €

Neto Paga extra = 1.500 – 210 =1.290 € *

Si no tuviera pagas extras (12 pagas en vez de 14), el neto mensual a cobrar sería:

SM = 21.000/12 = 1.750 €

SS = 21.000/12 x 6,3/100 = 110,25 €

IRPF = 1.750 x 14/100 = 245 €

N = 1.750 – 110,25 – 245 = 1.394,75 € * (pero claro, no cobraría ninguna paga extra)


La práctica de las pagas extras, tradición arraigada en España, es conveniente para aquellos que no ahorran todos los meses de forma sistemática parte de su sueldo, ya que se encuentran con “un regalo” para cubrir los gastos de vacaciones de verano y Navidades. Pero no se engañe: No es un regalo, sino dinero del trabajador cuyo pago se pospone. Para aquellos que controlen bien su presupuesto y destinen todos los meses una cantidad al ahorro y/o inversión, puede resultar más beneficioso cobrar sólo 12 pagas y contar con más liquidez cada mes.

Calcule bien cuánto va a cobrar neto al mes antes de elaborar un plan de gastos.

Para terminar, reiteramos la importancia de guardar y archivar las nóminas y el contrato de trabajo. Para solicitar un préstamo u otro tipo de financiación o para alquilar un piso, tendrá que presentar copias de las últimas nóminas como acreditación de que recibe unos ingresos regulares.

* Los ejemplos sólo son didácticos. Los importes reales dependerán de la fiscalidad vigente, situación familiar del trabajador y desglose del salario.

Nómina ficticia: sección deducciones.
Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA